martes, 5 de febrero de 2013

Las ventajas de ser un marginado y The Giver III: El mensajero


Hoy os traigo, en lugar de una, dos minireseñas de dos libros que he leído hace poquito y de los que no quería dejaros sin opinión. ¡Contadme qué os parecieron en los comentarios, o si tenéis ganas de leerlos! ;) 

Si tuviera que describir Las ventajas de ser un marginado de forma metafórica, diría que es como un cubo de agua fría. Revela muchas verdades incómodas, nos hace sentirnos a gusto y de repente suelta una bomba que cae como una bolsa de cubitos de hielo sobre ti. 

El estilo de Stephen Chbosky es sorprendentemente bueno. No es el típico tono de novela juvenil, de ningún modo. Es tan bueno que sentimos al cien por cien que las cartas están escritas por Charlie y dirigidas a nosotros, que ese "querido amigo" somos cada lector, y sobre todo, es tan bueno que logra, con sólo la forma de escribir, reflejar la madurez del protagonista a lo largo de la novela.

Los problemas de los que habla la obra quizá no nos toquen, o no de esa forma, a los adolescentes actuales debido precisamente a que está ambientada hace ya algunos años. Sin embargo, todo lo que refleja es tan real, tan incómodo y tan verdadero que hay que conocerlo. Aunque ya no sean problemas del adolescente actual, pueden haberlo sido de gente cercana a ti o a mí: padres, hermanos, primos, o incluso puede que también de amigos de nuestra edad o de nosotros mismos. Pero lo mejor de todo es que hace que te sientas cómodo leyendo incómodas verdades.

Qué reflejo tan real de la adolescencia. No nos encontramos ante una manera absurda y estereotipada de representar a la juventud, como en la mayoría de casos de novelas de este estilo, sino todo lo contrario: cambios de humor, bajones de autoestima, seguir la corriente del grupo, personas malas y personas buenas, amores, desamores, problemas reales y no tan reales. Las ventajas de ser un marginado es por fin un fiel reflejo de la realidad adolescente, y esto es algo que los lectores de juvenil de verdad echábamos de menos.

Por último, tengo que decir que es una novela que te comprende. Sí, es extraño, es difícil de explicar, pero yo soy adolescente y leyéndola me he sentido verdaderamente comprendida en una etapa en la que, quizás, nadie te entiende demasiado. Y esto, por supuesto, convierte a Las ventajas de ser un marginado, indudablemente, en un libro especial y único.

No sabría definir muy bien qué me ha hecho sentir esta tercera parte de la trilogía de Lois Lowry. Si bien sus dos antecesoras me apasionaron, El mensajero no ha despertado en mí los sentimientos que, al ser el desenlace, creí que despertaría. Esta vez, a diferencia de El Dador de recuerdos y En busca del Azul, nos encontramos con un ambiente perfecto: la historia acontece en Pueblo, un lugar donde no tiene cabida el odio, los malos comportamientos o la falta de compañerismo entre vecinos.

Sin embargo, algo horrible está sucediendo en Pueblo, y aquí he encontrado el primer punto positivo. Me ha gustado muchísimo el conflicto que se crea porque representa, de forma metafórica, el problema de la inmigración desde el punto de vista moral. Muchas de las frases que se pueden leer en El mensajero sobre el tema de las personas que llegaban a Pueblo en busca de unas condiciones mejores son prácticamente calcadas a las que escuchamos a día de hoy sobre la inmigración. Me ha encantado la forma de tratar el tema que tiene la autora.

Pero, por desgracia, ha dejado muchos puntos sin desarrollar. El canjeo apenas es explicado ni resuelto su misterio y el hombre que lo trajo a Pueblo, aunque es mencionado, ni aparece. Esperaba con ansias algún tipo de misterio, de resolución de todas las cosas maléficas y extrañas que suceden en Pueblo y en el bosque. Como esto no sucede, me he encontrado con que El mensajero es una novela que se queda coja.

Nos encontramos con personajes que echábamos de menos: Jonás, Mati y Nora reaparecen, el segundo como protagonista indiscutible, un muchacho ya crecido, muy diferente al que nos encontrábamos en En busca del Azul. La figura de Jonás está envuelta en un misterio que me habría encantado desentrañar un poco. Nora, en cambio, está como siempre: serena, autosuficiente, fuerte. Mati esta vez adquiere un carácter que me ha gustado mucho.

El final es digno de mención. Es muy bonito, muy poético, inesperado aunque una vez que lo lees dices: ¿cómo no me lo he podido oler? Aunque me hizo sentir un extraño vacío en el pecho, supongo que eso es lo más especial de un libro: que te haga sentir algo.

Aunque se me ha hecho corta y me ha parecido bastante pobre en comparación con lo que podría haber sido, me ha gustado; no quiero que parezca lo contrario. Sin embargo, no considero que éste sea el desenlace que merece el resto de la trilogía, que es muy buena y la recomiendo, ya que es distopía en estado puro. Todos los libros tienen un fuerte mensaje, un trasfondo que sólo por ello merece la pena leer. Aunque El mensajero también lo tiene, me he quedado con esa sensación de que hay demasiados elementos desaprovechados. Aún así, como ya os digo, The Giver es una trilogía que hay que leer.

9 comentarios:

Samira dijo...

Las ventajas de ser un marginado está genial, refleja bastante bien algunas de las situaciones de la adolescencia ^^

Lydia f-sueños dijo...

Las ventajas de ser un marginado es genial :)
Leí The Giver 1 y me gustó y ahora tengo pendiente de leer el segundo ^^

Un besazo y gracias por la reseña!

Alhana dijo...

Hola, pues de estos dos libros solo he leído Las Ventajas... y, la verdad, es que me decepcionó bastante, me esperaba otra cosa... Pero bueno, me alegro que lo hayas disfrutado ^^

Muak

Cris Viviendo entre Páginas dijo...

De los dos sólo he leído el de Las ventajas de ser un marginado y me encantó. Me encantó por la realidad que desprende y por Charlie, es un amor ^-^

Un besito♥

Nina dijo...

A mi me gustaria leer los dos, se ven muy bien

Natalia (Arte Literario) dijo...

A The Giver le tengo mucho cariño porque por aquel entonces me pareció superoriginal. Y Ventajas de ser un marginado es un libro chulísimo.
Besos

Hina dijo...

Tengo ganas de leer Las ventajas de ser un marginado. Me ha gustado mucho tu reseña y la mayoría de otras reseñas que he leído también ponen al libro muy bien, así que seguro que tarde o temprano lo leo.
Un beso!

Feather dijo...

Yo he leído Las ventajas de ser un marginado y también me encantó, en algunos momentos me sentía un poco identificada, y Charlie me pareció muy tierno. Tengo muchísimas ganas de ver la peli :D

Malu dijo...

He leido las ventajas de ser un marginado, me parecio una excelente novela, esta escrita de tal manera que el lector crea un vínculo con el protagonista, a mi me pasó esto, cada vez que sentía q charlie estaba triste, yo queria de alguna manera consolarlo , es chistoso pero me sucedió y no me avergüenza jajaja